Desempleo según Franklin D. Roosvelt (del Blog de Enrique Dans)

“No country, however rich, can afford the waste of its human resources. Demoralization caused by vast unemployment is our greatest extravagance. Morally, it is the greatest menace to our social order.”

(“Ningún país, por rico que sea, puede permitirse el despilfarro de sus recursos humanos. La desmoralización provocada por un desempleo elevado es nuestra mayor extravagancia. Moralmente, es la mayor amenaza para nuestro orden social.”)

 

La frase, aunque lo parezca, no se refiere a España. Es de Franklin D. Roosevelt, trigésimo segundo Presidente de los Estados Unidos, y está escrita en piedra en el FDR Memorial en Washington. La pronunció en un discurso sobre el desempleo durante su campaña electoral en 1932: tras la Gran Depresión de 1929, el desempleo en los Estados Unidos alcanzaba los quince millones de personas, un tercio de los trabajadores no agrícolas; una cantidad parecida en magnitud a la que supone el actual 7.8%, pero con una población mucho menor. El presidente anterior, Herbert Hoover, consideraba que la depresión era simplemente parte de un ciclo económico, y no había tomado prácticamente ninguna medida para combatir sus efectos porque, según la frase que se le atribuía, “la prosperidad estaba simplemente a la vuelta de la esquina”.

En la primavera de 1933, cuando Roosevelt juró su cargo, uno de cada cuatro norteamericanos estaba sin trabajo, y los que lo tenían miraban a los desempleados con desprecio, tildándolos de vagos, parásitos o ladrones. A medida que pasaban tiempo desempleados, los trabajadores empezaban a aparentar un aspecto cada vez más pobre y desaliñado, que hacía todavía más difícil que encontrasen trabajo. La incapacidad para mantener a sus familias llevó a muchos a emigrar lejos de sus familias, a convertirse en homeless, a caer en el alcoholismo, en la exclusión social o incluso en el suicidio.

Me encontré la frase en la página 65 de Race against the machine, un muy recomendable libro de los profesores del MIT Erik Brynjolfsson y Andrew McAfee sobre la productividad de la tecnología que ya cité hace unos días, y eso me hizo revisar un poco el contexto histórico en que fue pronunciada. Contexto histórico que esperemos no se repita, aunque el paralelismo con las cifras de la última EPA da pavor, pero del que siempre puede extraerse alguna experiencia. Entre otras, la enorme evolución del conjunto de aptitudes y actitudes necesarias para obtener un empleo en nuestros días, muchas de las cuales están y estarán cada vez más relacionadas con las tecnologías. No sé si la tecnología será suficiente como para sacarnos de la crisis, pero sí tengo claro que los ladrillos y el tecnoescepticismo no lo harán.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CATALANES, GALLEGOS Y VASCOS POR CASTELAO

Por lo visto, D. Alfonso Daniel Rodríguez Castelao, que es político, escritor, pintor, médico y dibujante gallego, así como uno de los padres del nacionalismo gallego, ha dicho algo que a mí me parece una tontería. Reproduzco literalmente:

“Los catalanes, los gallegos y los vascos serían anti-españoles si quisieran imponer su modo de hablar a la gente de Castilla; pero son patriotas cuando aman su lengua y no se avienen a cambiarla por otra. Nosotros comprendemos que a un gallego, a un vasco o a un catalán que no quiera ser español se le llame separatista; pero yo pregunto cómo debe llamársele a un gallego que no quiera ser gallego, a un vasco que no quiera ser vasco, a un catalán que no quiera ser catalán. Estoy seguro de que en Castilla, a estos compatriotas les llaman “buenos españoles”, “modelo de patriotas”, cuando en realidad son traidores a sí mismos y a la tierra que les dio el ser. ¡Estos sí que son separatistas!”.

Desde luego, cuando queremos sacar las cosas de quicio, no se libra de decir tonterías ni el más pintao. Otro que le buscó tres pies al gato. Pero ¿qué chorrada es esa de un gallego que no quiera ser gallego, a un vasco que no quiera ser vasco, a un catalán que no quiera ser catalán?

Yo entiendo, que ser español y gallego, o español y catalán, o español y vasco, no es excluyente, como no lo es ser española y castellana a la vez. Otra cosa distinta es pedir la independencia. Pero el silogismo: “si un gallego o un catalán o un vasco que pide la independencia es que no quiere ser español, entonces uno que no pide la independencia es que no quiere ser gallego, catalán o vasco”, a mí modo de ver, está bastante mal construído. Tan mal, tan mal, que llega al punto de “chorrada”, con todos mis respetos.

Al mismo nivel de “chorrada” que el hecho de que en una democracia estén prohibidos los referendums. Vamos, que a mi modesto entender las expresiones “democracia” y “prohibir referendums” sí que son excluyentes entre sí, de tal modo, que si alguien piensa que no son excluyentes, entonces es que no es demócrata. Con todos mis respetos.

Ah, y a ver si alguien le explica a Castelao que en Castilla, a uno que no quiere ser de su tierra no se le llama “patriota”, se le llama “RENEGADO”. Y además, según la RAE: España y Castilla, no son sinónimos: En España además de Castilla, está León, está la Mancha, está Andalucía, está Canarias, está Asturias, está Ceuta….

A ver, que el hecho de que desde el Gobierno se vitupere a los independentistas, no implica que todo lo que digan éstos esté bien dicho.

Publicado en buscando tres pies al gato | Etiquetado | Deja un comentario